Mente original

Mente original

jueves, 9 de octubre de 2008

"Tela de araña"



Como empezar a expresar la metamorfosis que llevo sufriendo un tiempo...
*
Siento que me repito y me repito, a veces me da vergüenza, cuando me preguntan como estoy, contar la verdad, porque pienso, estoy igual, con las mismas historias que hace un par de años, que empecé a hacerme consciente y a ponerle nombre a las cosas y a los sentimientos, pero estas historias me acompañan desde que me conforme en este cuerpo, quizás me acompañan de vidas anteriores...
*

A veces me gustaría salirme de mi cuerpo,... como si fuese un disfraz que representa un papel que no me gusta y que no quiero seguir utilizando.
*

Se ha comprobado que las personas tenemos "adicción" "dependencia" a ciertas emociones (exactamente igual que el que tiene una adicción al tabaco, alcohol o cualquier otra droga, sexo,... exactamente igual que el que sufre dependencia emocional...).
*
Esta adicción a ciertas emociones hace que repitamos patrones de pensamiento y comportamiento. Hace que en nuestra vida se nos repitan circunstancias, personas,... y no entendamos porque a nosotros nos ocurre, o no nos ocurre aquello que supuestamente queremos.
*

Llevo un tiempo viendo como vivo en esta tela de araña que me he creado, de la que quiero salir y a veces no veo como.
*
Al mismo tiempo, se que no es cierto todo lo que escribo "Sí se como salir", "He salido muchas veces, pero retorno", "La tela de araña no es ni por asomo a como era" ... que ocurre entonces, pues que no vivo en el presente, sigo viviendo en el pasado o en el futuro y esto me lleva a la frustación porque no veo los grandes avances que he hecho.
*
Quizás por esos patrones aprendidos, me he creído que la manera de cambiar, de avanzar, de conseguir las cosas es "haciendo", "trabajando", "con esfuerzo",... y no es cierto, la manera de vivir es no haciendo "Wu Wei" como dicen los chinos: "No hacer haciendo", "Fluyendo"...
*
Lo otro, es mi EGO.
*
Concluyendo, si soy objetiva, tengo gran parte del disfraz quitado, estoy casi desnuda,... solo que aún no he aprendido eso que tengo que aprender, unos lo hacen en unas semanas y otros necesitan toda una vida, y yo soy impaciente.
*
Herramientas para hacerlo, tengo muchas: una conversación, un libro, una reflexión, chi kung, meditación,... y cuando cambie totalmente yo por dentro, me daré cuenta que todo lo de fuera ya ha cambiado,...
*
Pero de momento, yo sigo en ese estado ambiguo, incierto, de transformación y metarmorfosis y mi entorno como consecuencia sigue sin cambiar, o yo sin verlo.
Quizás nada es verdad...

4 comentarios:

Joaquin Fresneda dijo...

Cuando intentamos cambiar, hacemos fuerza para el cambio. ¿Que conseguimos?,todo lo contrario.
Admitirnos es el camino del cambio.

Juan Pedro Canovas dijo...

Bien decía Heráclito que todo debe cambiar para permanecer. Cada cierto tiempo creo que es necesario dar un cambio para seguir siendo (en mi caso) yo mismo. O como tú dices, la importancia del devenir ("fluir") para poder ser.

Un beso guapa.

Max dijo...

al leer tu post he recordado todo lo que me decia a mi mismo solo hace unos meses; todas la señales que me llegaban, me pedian paciencia ....

lo mejor de todo es leerte a ti mismo y de forma sencilla te das cuenta que si has cambiado, y que los que te rodean tambien han cambiado.

conocerte tambien me ha cambiado a mi.

un abrazo

Caro dijo...

Joaquín;
Cuanta razón tienes... pero a veces se me olvida. Gracias por estar en mi camino hacia ese cambio.
Tq

JuanPe;
Muchas gracias por tu comentario.
Tienes razón, los cambios son naturales, pero a veces no veo hacia qué hay que cambiar o hacia donde y en lugar de fluir me pongo a buscar...
Pero ahí estoy, encontrandome.

Un beso muy fuerte

Max;

Amigo mío, gracias. A mi tb me ha cambiado conocerte. Y es cierto, es lo que me regaló "el otoño", descubrir que el cambio que buscaba ahora si que se ha producido ya. Sólo me tenía que quitar la venda.

Un profundo abracito.